TE A LA MENTA

julio 6, 2009 a las 12:05 pm | Publicado en Sensaciones | 3 comentarios
Etiquetas: ,

Hoy. Renfe Rodalies de Barcelona a Sitges. Estación Passeig de Gràcia. A mi lado toman asiento tres hombres árabes. Lucen un desaliño que excede el estilo casual (no superior al de un yuppie de una agencia de publicidad, pero más exótico). Hablan muy alto. Gesticulan mucho. Parecen alegres. Llevan un aparato reproductor de música (radio casete, lector de CDs, no alcanzo a verlo). Suena la música. Alta, no estridente. Música árabe tradicional.

1. Me siento agredido. Estoy en mi país. Ellos no. Siento que no me respetan. Infringen la normativa de no poner música en los trenes. “El desconocimiento de la ley no les exime de su cumplimiento”. ¿¡No hay nadie aquí que les llame la atención!? Alimento resentimiento hacia esos tres. Yo no soy policía. Alguien debería hacer algo (yo no). No tengo porque soportar su presencia, su tono de voz, su música. ¡Qué se vayan a su país!

2. Me siento involucrado. Compartimos “mi” país que, seguro, será también el “suyo”. (Si és que hi han cases de algú). Si pasara un revisor quisiera que fuera comprensivo con ellos, sin dejar de informarles de sus derechos y obligaciones. En su casa deben preparar un té a la menta fantástico. ¡Ojalá me invitaran! ¿Y esa musiquita? No es Pavarotti ciertamente, pero suena entretenida, aprovecharé el viaje para hacerme una idea. Igual descubro que me gusta su folklore.

¿Qué opción crees más saludable?

Ramon Sallés

3 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy. Renfe Rodalies de Barcelona a Sitges. Estación Passeig de Gràcia. A mi lado toman asiento tres hombres árabes. Lucen un desaliño que excede el estilo casual (no superior al de un yuppie de una agencia de publicidad, pero…..

  2. pues es complicado, los forasteros en un país han de adaptarse y no han de formar un getto, en eso está claro. Cuando vas a un país árabe has de descalzarte para entrar en una mezquita, aquí nadie cumple las leyes de urbanidad…

    • Lógicamente las normas de urbanidad están para facilitar la convivencia. Fíjate que en mi post abogo para que un hipotético revisor les informe. Aunque yo pretendo invitar a otra reflexión: ¿Qué opción es más saludable para mi? Es decir; ¿qué me hará más bien: reaccionar desde el resentimiento o actuar desde la apertura esperanzada? ¿Y si –como parece obvio- me resulta más saludable lo segundo? ¿Qué será mejor para ellos? (teniendo en cuenta la calidad relacional que la segunda opción me permitiría desplegar con ellos) ¿Y si resulta que también la segunda opción es mejora para ellos, qué es mejor para el país (sumando en él a los “forasteros” y a los “autóctonos”)? Gracias Víctor por tu aportación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: