LA HAMACA PÚRPURA

mayo 28, 2009 a las 7:14 pm | Publicado en Empresa y desarrollo, Marketing | 1 comentario
Etiquetas: ,

A menudo oigo a empresarios decir que en su negocio es difícil diferenciarse de la competencia. Entonces pienso en Alberto. Si algún negocio hay así, ese es el suyo. Alberto alquila hamacas, toldos y sombrillas en la playa de Sitges. Digamos que Alberto es hamaquero.

A los hamaqueros el Ayuntamiento les dice lo que tienen que hacer y lo que no: les determina la temporada, los horarios, las tarifas, el tipo de material, ¡todo! ¿Todo?

Es frecuente ver a otros hamaqueros aburridos y quemados (figurada y literalmente). Esperan sentados a los clientes, les cobran, dejan que se instalen donde quieran y les olvidan. Alguno, para incentivar que vuelvan, ofrece un descuento.

Alberto, sin leer a Seth Godin, ha engordado una Vaca Púrpura.

Para empezar, distingue su zona izando un estandarte con el logo de su marca personal. También –en la medida que las normas se lo permiten- coloca algún elemento decorativo que denota una sensibilidad y un estilo determinado. Y, algún atardecer, en su trozo de playa, se escucha música chill out, en contra de la normativa (no olvidemos: Alberto es un “hereje”). Sutilmente pues despliega un código de comunicación preciso.

Alberto no espera sentado. Recibe de pie a los clientes como a amigos (muchos acaban siéndolo), les acompaña donde piensa que mejor podrán relacionarse con sus vecinos, les ayuda a instalarse y, sólo después, cuando está seguro de que se sienten cómodos les cobra (sin descuento).

La tarifa de alquiler abarca toda la jornada. Algunos hamaqueros “silencian” ese extremo. Alberto hace justo lo contrario, informa de ello a los clientes y se presta a guardar sus enseres al ir a comer o donde sea. Con una sonrisa les estimula a que vuelvan por la tarde.

Alberto practica una especie de managing by walking around. Siempre discretamente pendiente de sus clientes, poniendo todo de su parte para que disfruten del día, en un inesperado ambiente de comunidad playera.

Probablemente Alberto sea el único hamaquero de Sitges (¿o del Mediterráneo?) con business card, con su logo personal. Sólo la da a los entusiastas de su servicio innovador. Poseerla te otorga un auténtico privilegio: poder reservar hamaca desde tu casa o desde el coche, conforme vas. Este privilegio puedes hacerlo extensivo a tus amigos, si llaman de tu parte.

Etc.

¿Lo tienes más difícil que Alberto para diferenciarte? Si quieres lo hablamos. Si quieres, también, te doy sus coordenadas. ¡Qué gustazo difundir la existencia de Vacas Púrpuras!

Ramon Sallés

purpurizando
purpurizando

1 comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. […] la orientación es claramente gay – “cachas”. En la Platja de l’Estanyol, en la zona de Alberto (¡que gran tipo Alberto!), el ambiente lo podríamos definir como clubber. En la Platja de la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: